Mindfulness para combatir al estrés en la universidad no presencial.

01/06/2020
Mindfulness para combatir al estrés en la universidad no presencial.

Mindfulness para combatir al estrés en la universidad no presencial.

 

La calidad de vida y la salud mental de los estudiantes universitarios influye directamente en la calidad del proceso de enseñanza y aprendizaje, por ello, es importante fomentar la mejora tanto de habilidades académicas como el desarrollo de herramientas que incluyan competencias socioemocionales. Es necesario ayudar al estudiante a reconocer sus emociones y las de los demás, facilitando la capacidad de comunicar, escuchar y adaptarse al medio para reaccionar de forma adecuada ante las diversas situaciones.

 

Cada vez son más frecuentes los casos en los que una gestión inadecuada del estrés y la ansiedad generan un impacto negativo en los estudiantes. A lo largo de su vida académica el estudiante tendrá que enfrentarse a episodios de estrés o ansiedad y a sus consecuencias sin poder disponer de herramientas formales que les ayuden a controlarlos y superarlos, lo que se traduce en un peor aprovechamiento de sus conocimientos y una disminución en el rendimiento medido a través de las calificaciones.

 

Sirva de ejemplo la presente situación de confinamiento que ha disparado los niveles de estrés de los estudiantes. Una encuesta en la que ya han participado más de 300 estudiantes, la mayoría de ellos de los grados de la Facultad de Economía y Empresa, nos ha permitido conocer su estado anímico. Durante el presente curso académico un 38% indicaba haber tenido niveles altos de estrés, pero este porcentaje se ha disparado hasta el 87% en el tiempo que llevan confinados en sus casas. La sobrecarga académica de muchas asignaturas, los exámenes, la falta de tiempo para las actividades académicas y las perspectivas profesionales son, en este orden, los elementos que más les preocupan. Las manifestaciones físicas que generan son diversas; problemas de concentración (81%), trastornos de sueño (74%) y desgana en el trabajo (73%) son las más habituales. Han aumentado notablemente el porcentaje de estudiantes que tienen sensación de angustia, se sienten tristes y deprimidos y los que han experimentado algún tipo de trastorno alimentario durante las semanas de confinamiento.   

 

Las técnicas de atención plena pueden contribuir a gestionar de manera más eficiente estos problemas y a reducir el cansancio emocional derivado de la presión académica y el confinamiento. Nuestro proyecto de innovación docente acerca una serie de herramientas básicas al alumnado para que, de forma autónoma, puedan gestionar los momentos puntuales de ansiedad que experimentan. Este proyecto ofrece a los alumnos interesados los conocimientos y técnicas necesarias para afrontar de manera más eficiente este tipo de situaciones. El proyecto intenta encontrar respuesta a cuestiones como: ¿Son eficaces estas técnicas para disminuir los niveles de estrés del alumnado? ¿Es posible entrenar a nuestros alumnos para que puedan autogestionar sus niveles de estrés?

 

El principal beneficio de las técnicas ofrecidas a los alumnos es ayudarles a sentirse más relajados en su vida en general y cuando tienen que afrontar situaciones de estrés añadido, como las pruebas de evaluación o las presentaciones de trabajos, especialmente en la presente situación. Al reducirse el estrés y sufrimiento se comprueba que la absorción y fijación de conocimientos es mayor, obteniéndose también mejores resultados al estar más libres de efectos adversos que los dificultan.

 

A través de una sesión presencial práctica inicial y sesiones virtuales periódicas con los alumnos junto al apoyo de un curso Moodle de información dirigida a promover la práctica regular de lo aprendido, se busca que los estudiantes sean capaces de regular sus propias emociones, se sientan más tranquilos y conectados con ellos mismos. En la situación actual, donde la incertidumbre predomina, nos hemos propuesto ofrecer a los estudiantes un lugar donde crear un clima de tranquilidad y poder conectarse con uno mismo. Todos los días a las 12:00 se han realizado sesiones a través de Hangouts Meet de Google apps donde se aprenden técnicas de atención plena, atención a la respiración y meditación. Las sesiones están abiertas a todos los estudiantes y docentes que quieran aprender a relajarse y que busquen aliviar la sobrecarga emocional que soporta nuestra mente y nuestro cuerpo. No se requiere un conocimiento previo para participar, tan solo muchas ganas y constancia inicial, ya que la práctica diaria permite empezar a sentir los resultados en muy poco tiempo.

 

Nuestros pensamientos y las emociones que sentimos afectan a nuestro bienestar e influyen notablemente en nuestro rendimiento académico y autoestima. Todo está en nuestro cerebro y si aprendemos a calmarlo y a centrarlo en el ahora, cambiará nuestra forma de ver la vida y de enfrentarnos a las adversidades. Esta es la esencia del Mindfulness, un término sobreexplotado en la actualidad pero que basa sus principios fundamentales en la meditación vipassana.

 

“Equipo de trabajo del PIIDUZ: Práctica del Mindfulness en Estudiantes Universitarios para potenciar el rendimiento Académico” formado por Mara González, Lidia Lobán y Javier Tapia.