Políticas públicas y cultura como determinantes del emprendimiento por oportunidad

10/06/2019
Imagen de portada

Existe la creencia generalizada de que la actividad emprendedora se asocia incondicionalmente con el crecimiento económico de una determinada región. Esta afirmación, que en ocasiones se enuncia como si de un mantra se tratara, parece también anidar en el convencimiento de los poderes públicos. Así podría desprenderse, sin ir más lejos, del Plan de Acción sobre Emprendimiento 2020, elaborado por la Comisión Europea, que promulga sin ambages que para recuperar el crecimiento y un alto nivel de empleo, Europa necesita más emprendedores.

Sin embargo, esta relación –la que tiene lugar entre emprendimiento y crecimiento económico– está lejos de establecerse de forma tan simple como podría inferirse de lo anterior. Las evidencias más recientes ofrecidas por la literatura sostienen que no todos los tipos de emprendimiento son igualmente deseables, sino que solo aquellos que cumplen una serie de condiciones tienen un efecto positivo en el desarrollo económico de un país. Más concretamente, es el emprendimiento denominado productivo, de calidad, o que responde a la identificación de una oportunidad en el mercado, el que termina fructificando y ofreciendo los resultados señalados.

Los profesores Lucio Fuentelsaz y Consuelo González de la Facultad de Economía y Empresa, y el profesor Juan P. Maícas de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, que poseen una dilatada experiencia en el análisis de la actividad emprendedora y sus determinantes, han tomado como punto de referencia las reflexiones anteriores y han tratado de avanzar en el conocimiento sobre los determinantes del emprendimiento que responde a la identificación de una oportunidad en el mercado. Esta información es particularmente valiosa para los poderes públicos, en la medida en que conocer los resortes de este tipo de emprendimiento debería condicionar el diseño de las políticas encaminadas a promover la creación de empresas. Una de las principales implicaciones del estudio que realizan es que el contexto institucional, entendido como las reglas del juego que regulan la actividad económica en un país, puede condicionar el nivel de emprendimiento derivado de la identificación de una oportunidad en el mercado. Además, los autores señalan que a la hora de fomentar el emprendimiento de calidad, las instituciones formales se ven claramente condicionadas por la cultura o los valores que rigen en una determinada sociedad. Más concretamente, en aquellos países con una cultura más individualista, la relación entre instituciones formales y el emprendimiento que responde a la identificación de una oportunidad en el mercado es más intensa, al igual que ocurre en las naciones en las que la cultura predominante es más proclive a la asunción de riesgos.

 

 

Lucio Fuentelsaz, Consuelo González, Juan P. Maícas (2019). “Formal institutions and opportunity entrepreneurship. The contingent role of informal institutions”, BRQ Business Research Quarterly, https://doi.org/10.1016/j.brq.2018.06.002