LOS AVANCES DEL LIDERAZGO FEMENINO: UN CAMINO LENTO PERO SEGURO

08/03/2021

El liderazgo ha sido identificado con la habilidad para guiar, apoyar y motivar a los integrantes de un grupo para conseguir los objetivos. Por eso, los líderes juegan un papel fundamental en toda organización, sea ésta pública o privada, y en todos los ámbitos: científico, económico, político, educativo, o sanitario, por poner algunos ejemplos. 

Mucho se ha escrito en la literatura sobre las cualidades que debería de reunir un buen líder, entre las que pueden mencionarse la responsabilidad, la capacidad de motivación o la comunicación, además de la formación. En definitiva, el líder debe tener una conducta interactiva para alcanzar las metas de la organización. 

Las habilidades mencionadas anteriormente pueden ser adquiridas de la misma forma por hombres y mujeres, pero sin embargo existen importantes diferencias en su acceso a puestos de liderazgo. Son las barreras calificadas como techo de cristal o laberintos del liderazgo las que obstaculizan el camino de las mujeres a puestos de responsabilidad. Este muro invisible está constituido por un entramado de estructuras, estereotipos y creencias que introducen dificultades para que las mujeres lleguen a puestos de responsabilidad.

Afortunadamente en los últimos años se han producido avances en todos los ámbitos: ha crecido el número de mujeres en los puestos de dirección de las empresas, en los consejos de administración, en los puestos de responsabilidad política, en las instituciones académicas y en las organizaciones sanitarias. Sin embargo, como se constata a continuación, en la mayoría de estos ámbitos los avances han sido muy lentos.

En el ámbito económico, el porcentaje de mujeres consejeras y directivas ha crecido en los últimos años, pero todavía dista bastante del porcentaje ocupado por hombres. A modo de ejemplo, según los datos publicados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (2020), en las empresas del IBEX 35 a finales del año 2019 el porcentaje de consejeras era de 27,52%, y solo el 15,7% de los puestos de alta dirección estaban ocupados por mujeres. En 2017 los porcentajes eran del 22,8% y 14,3% respectivamente. Por tanto, el avance ha sido más lento de lo deseable. Además, estos porcentajes descienden de forma considerable cuando consideramos empresas cotizadas pero con una capitalización bursátil inferior a 500 millones de euros, donde los datos se sitúan en 21,13% y 13,39% respectivamente. Y aunque no nos constan datos disponibles para las empresas no cotizadas, entre las que estaría el tejido empresarial de la pequeña y mediana empresa, no nos sorprenderían cifras todavía menos optimistas. La parte positiva es que los avances han sido bien valorados en la literatura y existen algunos indicios que muestran que la incorporación de la mujer en los puestos de responsabilidad añade valor: al incrementar la diversidad aumentan las habilidades, capacidades, el conocimiento o la información y las decisiones pueden ser tomadas de una manera más adecuada (Izquierdo, Huse y Möltner, 2016). 

También en el ámbito político se están consiguiendo algunos avances, como constata el informe elaborado por ONU Mujeres “Mujeres en la política 2020”, en el que se recoge la situación de las mujeres con cargos ministeriales y en el parlamento a nivel mundial. En España, a finales de 2020 el 47,8% de los cargos ministeriales estaban ocupados por mujeres. Y también la participación en cargos ejecutivos de los principales partidos ha incrementado.

A nivel científico, el informe Científicas en cifras 2017 elaborado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades (2021) muestra que la proporción de mujeres en el conjunto del personal investigador en España se ha mantenido en cifras próximas al 39% desde el año 2008 hasta el 2016, es decir no ha habido avance en 10 años. Es en la educación superior donde sí se ha observado un pequeño avance, pasando del 41% al 43%. 

Terminamos este recorrido, que en ningún momento ha pretendido ser exhaustivo sino ejemplarizar algunos ámbitos, con la presencia de mujeres en el ámbito sanitario. Según la Encuesta de Población Activa elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (2021), el 72,63% de las personas ocupadas en el sector de actividades sanitarias en el tercer trimestre de 2020 eran mujeres, por lo que podría calificarse como un sector feminizado. Por ello, durante la pandemia las mujeres han tenido un papel crucial en la asistencia sanitaria y en la sociedad en general. Sirva esta pequeña referencia como reconocimiento y agradecimiento a todo su esfuerzo. Sin embargo, y pesar de la alta presencia de mujeres, la brecha de género sigue apareciendo cuando se trata del acceso a puestos de responsabilidad. 

En definitiva, a pesar de los avances de los últimos años, las mujeres todavía tienen menor representación en los puestos de responsabilidad de empresas, administraciones públicas, instituciones sanitarias, instituciones educativas y académicas u organizaciones científicas, a pesar de que la mitad de los licenciados de nuestra universidad son mujeres, que se incorporan al mercado laboral muy cualificadas y con expedientes académicos brillantes, incluso mejores que los de los hombres en términos medios. 

La situación de crisis provocada por la pandemia del COVID19 será otro gran reto a superar en el camino hacia la igualdad de género, pues lejos de colaborar puede ser un factor que contribuya a incrementar más la brecha de género, a pesar de haber constatado que los accesos de las mujeres a puestos de responsabilidad tienen efectos positivos y por tanto son recomendables. Esperamos que la colaboración de las mujeres para salir de la crisis permita constatar una vez más que el liderazgo femenino es una apuesta segura. 

 

 

REFERENCIAS

Comisión Nacional del Mercado de Valores (2021). Presencia de mujeres en los consejos de administración y en la alta dirección de las sociedades cotizadas

Instituto Nacional de Estadística (2021). Encuesta de Población Activa.

Izquierdo, M., Huse, M., & Möltner, H. (2016). Value creating boards and gender diversity: Suggestions to progress in getting women on boards in Spain. Research Report 2/2016 Norwegian Business School.

Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades (2021). Científicas en cifras 2017. 

 

Isabel Brusca

Catedrática en Economía Financiera y Contabilidad, Universidad de Zaragoza

 

Directora de la Cátedra Desarrollo Directivo Femenino.